José María Serrano - escritor

Gargallo


ROCK THE CASBAH



Rock The Casbah
se termino de imprimir
al compas que dicta su ritmo
el 22 de febrero de 2014
LIBROS CERTEZA
de Zaragoza

------------------------------------------------

Rock the C Artículo presentación. por José Luis de Arce

Este es un libro que tiene no uno, sino dos autores. Y no es que cada uno de ellos haya hecho una parte primera o segunda del libro, sino que lo han hecho conjuntamente, entrelazando ideas, personajes, escenarios y páginas.

Este asunto de escribir algo entre varios ( hay ocasiones en que se han reunido hasta tres y cuatro escritores para alumbrar una obra conjunta) no es nuevo. Recuerdo haber leído algún artículo de Antón Castro donde daba cuenta de varias parejas de autores aragoneses que han escrito conjuntamente. Citaba trabajos de Carbonell y Miranda; Lalana y Almárcegui, Coronas y Videgaín, y no se olvidaba de Luis Bazán y Jorge Cortés, quienes con su libro "Aquéllas miradas" inauguraron el 2010 esta colección de CERTEZA.

También trabajaron juntos con otros colegas algunos de los autores más conocidos y consagrados: Dumas, Dickens, Borges, García Márquez, Vargas Llosa, Conrad y Flaubert, entre otros. Las técnicas empleadas son muy diversas: desde repartirse simplemente el volumen o las partes del trabajo hasta mezclar habilidosamente como en un "collage" el argumento y/o la trayectoria de una historia.

CERTEZA tuvo la idea de repetir la experiencia y promocionar la edición de libros a dos manos, que se recoge en el intencionado nombre que se da a la colección: Mandoble. Que alguien ha explicado muy acertadamente como "golpe de espada de papel empuñada a dos manos". Toda una experiencia y un reto para compartir y elucubrar ysobreponer corno en un piano imaginario unas manos sobre otras. Con el riesgo que ello tiene de que salga una melodía afinada y sin disonancias.

Son sus autores José María Serrano y José Angel Monteagudo. Ambos llevan ya una larga trayectoria de escritores, y los dos pertenecen a la Asociación Aragonesa de Escritores y a la de Amigos del Libro, razones por las que CERTEZA decidió apostar por ellos y encomendarles la nada fácil tarea de escribir este libro a dos manos para su colección Mandoble. Así que José María y José Angel se juntaron, se miraron a la cara y se dijeron: vamos alla!

Y lo que es más curioso: según me cuentan no cambiaron impresiones sobre cómo encauzar el argumento. El que escribió el primer capítulo, o estadio, como ellos lo denominan, se lo envió a su compañero, el cual hubo de seguir escribiendo un segunda capítulo enlazando con lo que decía en el primero. Ello quiere decir que el libro tiene un comienzo algo titubeante, y va ganando consistencia, eso es cierto, o interés, a medida que van transcurriendo sus páginas.

Sí que hubo algún que otro preacuerdo: el libro trataría de la amistad proclamando la hermosura de esta relación tan humana y universal tanto entre las parejas protagonistas como si se tratase de los pueblos a los que, en ocasiones, representan. Claro que esta tesis hay que irla descubriendo poco a poco, aunque a lo largo del libro se nos van dando algunas claves para intuir el mensaje que ambos autores se propusieron.

También hubo acuerdo, discutido, en cuanto al título. Como comprobarán quienes lo lean se pasa uno páginas y páginas esperando que suene ese "rock" que se anuncia en la portada y no es hasta el final cuando se encuentra el asunto y se explica uno, solamente entonces, la peculiaridad del título.

Otro preacuerdo fue que cada uno de los escribientes adaptaría un nombre de ficción para ir apareciendo por los diversos escenarios en que se desarrollaría la acción. Así nos encontrarnos con Cleóbulo de Lindos, de una parte, educado, exquisito, puntilloso, dizque algo pedante, ensimismado con sus diálogos y no exento de un cierto humor característico y que sin duda provoca la sonrisa en más de una ocasión por sus ocurrencias y el uso de diversos tropos o figuras de dicción. Quizá también un poco "plomo", dicho sea ello con el mayor de los respetos, pues quizá es algo insistente en los diálogos. Pero encaja también, como luego veremos, con su patrocinado.

El otro personaje que le da la réplica a Cleóbulo es un tal Antoine Cle du Soleil, un tipo menos soñador que su oponente, pegado a la tierra que posiblemente es su tierra, un hombre que disfruta de la vida, de la naturaleza y de cuanto se pone a su alcance. Ambos recorrerán corno espectros los encuentros que se van a producir entre otras parejas variadas y variopintas, escuchando sus conversaciones y enjuiciando sus cuitas y desvelos.

Y hay, creo yo, un acuerdo más: cada uno de los dos autores de este libro, encarnados ya en Cleóbulo y en Antoine, han de apadrinar a un escritor y hacerlo evolucionar por la novela y pasearlo por lo que fueron sus escenarios, reales o imaginados. Cleóhulo va a ocuparse de Oscar Wilde, mientras que Antoine apadrinará a Gustavo Adolfo Bécquer, que tomarán, respectivamente, los nombres de Mister Dumby y Gustadolfo. La identificación es clara desde que, como es sabido, Mister Dumby es uno de los personajes de la obra teatral del irlandés Oscar Wilde "El abanico de Lady Windermere". Respecto al segundo, está muy claro a quien se refiere la graciosa contracción "Gustadolfo".

Y así comienza una andadura sorprendente que nos va a llevar a unos tiempos y a unos espacios inconexos y hasta disparatados en apariencia, pero que están íntimamente ligados a la vida y a las obras de los dos literatos que discurren por el libro. Son saltos concatenados que fluyen sin estridencias, y que el lector acepta con toda naturalidad, con algo de hilaridad y siempre con una sonrisa ante el relato surreal, que también lo es, que nos proponen. Ya que, ciertamente, en ocasiones, nos encontramos con un relato que tiene mucho de surrealista.

No crean que es fácil hablar sobre este libro sin destripar su argumento, complejo, pero que es quizá lo más atractivo del mismo. Esa complejidad, las idas y venidas de unos y otros, las apariciones y desapariciones súbitas de nuevos personajes, la entrada en escena de figurantes que pertenecen a algunas de las obras clásicas de ambos autores, las historias que se cuentan para ilustrar y situar al lector, los guiños constantes... me han hecho pensar, también, que de alguna manera los autores han querido reirse un poco no diré del lector, pero sí con el lector.como un entretenimiento agradable, ya que su lectura, a pesar de lo complicada que la trama pueda parecer, es fácil y llena de referencias cultas, lo que también pone de relieve que quienes lo han escrito son gentes de muy buen nivel y que además se lo han trabajado, lo que hoy día es muy de agradecer.

Además, creo que deben ser ellos quienes den las explicaciones pertinentes sobre lo que han hecho, las dificultades que han tenido y lo bien que se lo han pasado haciendo este libro.

Muchas gracias.

INDICE.

Primer estadio.
Segundo estadio.
Tercer estadio.
Cuarto estadio.
Quinto estadio.
Sexto estadio.
Séptimo estadio.
Último estadio.


Webmaster: Jesùs Burillo Albero | http://josemariaserrano-escritor.es/pag02-13.html