José María Serrano - escritor

Gargallo


Diarios intrépidos




Este libro se terminó de imprimir
en Zaragoza
el 26 de enero de 2019
coincidiendo con el cumpleaños de Menchu
Ilustración de cubierta: Ana Serrano Tierz
Diseño de cubierta y maquetación Belén Gonzalvo

------------------------------------------------

INTRODUCCIÓN

El presente libro está escrito en clave de humor, al igual que, entre otros, Diálogos de tal para cual, publicado en 2017. En realidad, ambos, aun con sus diferencias, podrían fácilmente considerarse trazados en un tono similar

Mi pretensión e intención en la creación de estas páginas humorísticas no es otra que la de tratar de lograr que el lector se entretenga con su lectura, aunque me agradaría que alguien llegara a esbozar una sonrisa, que tornada en risa, sería aceptada por mi parte con superlativa satisfacción.

Ahora bien, les aseguro que en la práctica de este subgénero literario, que puede resultar para algunos escasamente interesante, pongo idéntico interés que en otros que desarrollo, y actúo con igual entusiasmo y respeto, tratando de aplicar la correcta utilización de nuestra hermosa lengua. Desde luego, aun así soy consciente de la existencia de ciertos riesgos. Decir "te quiero" resulta más sencillo que decir "no te quiero". Hacer reír cuesta más que hacer llorar, al menos eso creen muchos cómicos profesionales. Uno de ellos me comentaba en cierta ocasión la intranquilidad que sufría al actuar, hasta que escuchaba la primera carcajada, que a veces, tardaba demasiado en llegar. A partir de ese mágico momento surgía el milagro, puesto que la risa tiene la curiosa facultad de ser contagiosa. Entonces el éxito sí estaba garantizado.

El libro que tiene en sus manos consta de 49 diarios, escritos tanto por seres humanos como por animales, vegetales e incluso cosas. El tiempo que transcurre en la narración de cada uno de ellos es muy variado, comprendido entre solamente algunos instantes hasta varios meses, dependiendo de las diversas circunstancias relativas al sujeto, como pueden ser su deseo de expresarse o los caprichos de su inexorable destino, marcándole aconteceres ante los que, irremediablemente, tendrá que sucumbir.

Aun suponiendo, que ya es suponer, que un ajo, por muy intrépido que fuera, tuviera la capacidad de poder hablar y escribir, y me comunicara su intención de redactar su diario personal, créanme si les digo que dudaría de que tal proyecto pudiera llevarse a cabo. O un sello de correos; o un globo aerostático; o incluso, un reloj despertador, que tiene la habilidad de marcar todas las horas del día y de la noche y de entonar ese ring, ring, tan molesto y antipático los días que tienes que acudir al trabajo. ¡Como si no lo supiera uno! Un mono es diferente. Los simios son muy listos. Si algún día se encontrara el diario de Chita en alguna recóndita selva africana, personalmente no me sorprendería.

De los 45 diarios restantes, el inteligente lector tendrá la libre opinión de si, en su contexto, los considera disparatados, insensatos, inauditos, tolerables o incluso previsibles.

En todo caso, el autor les desea una feliz y relajante lectura.




Webmaster: Jesùs Burillo Albero | http://josemariaserrano-escritor.es/pag02-19.html