José María Serrano - escritor

Gargallo


A Gloria




Un muro envejecido por el tiempo
es la frontera triste
del viejo cementerio.
Recostada en la piedra
una tumba aguarda en el silencio
que un visitante acuda
cargado de recuerdos.

¿Cómo pudo ser, Gloria?
Los restos en tu techo
se han tornado en polvo envejecido
de un puñado de huesos.
¿Adónde fue tu virginal belleza
émula del oasis de un desierto?

¡Desdichadas dieciocho primaveras
que Parca osó arrumbar entre sus muertos!
Las lágrimas vertidas en tu laja,
por los que te quisieron
eran gotas de oro derretido
ardientes como el fuego.

Hoy he llegado aquí
volando acompasado con el viento,
con décadas cumplidas.
resistiéndome, empero, a hacerme viejo,
y a tus pies he quedado
desgranando unos versos.

Soy aquel niño que al cunplir siete años,
encendiste la cara con un beso.

José Mª. Serrano


Webmaster: Jesùs Burillo Albero | http://josemariaserrano-escritor.es/pag03-01.html