José María Serrano - escritor

Gargallo


El Belén de mi amigo




Hace tiempo yo tenía un amigo.
Eran años de pobres Navidades,
cuando los Reyes Magos
portaban pocas cosas en sus alforjas
y los niños jugábamos
con juguetes de lata o de madera.

En las calles no había
adornos luminosos,
ni en las ventanas árboles
con chispeantes bombillas de colores.

Papá Noel aún no había aprendido
el camino que iba a nuestras casas,
pero los Reyes sí;
llegaban puntualmente
en una noche mágica
cargada de ilusiones.

En casa de mi amigo
ponían un belén por Navidad,
qué alegres los pastores,
qué graciosas ovejas,
que panzuda la vaca
y que tranquilo el buey.

Con un pedazo de brillante espejo
simulamos el río;
junto a él colocamos
la mujer lavandera,
que, por cierto, tenía
mal pegada una pierna.

Aquella misma tarde
el padre de mi amigo,
admirando la obra,
nos dijo sonriendo:
"Faltan unos detalles".
un pequeño envoltorio.
Al ver el contenido
brillaron nuestros ojos.
Era una estrella nueva y reluciente
y una maravillosa chimenea.

¡Ambas cosas podían encenderse!
Sobre el portal la estrella relucía
con luz blanca e intensa,
y en el pesebre irradiaba destellos
la roja chimenea.
No cabía más júbilo y más gozo
en nuestros corazones,
iba a ser una nueva
y feliz Navidad.

El niño pequeñín
del belén de mi amigo
ya no tendría nunca tanto frío.

José Mª. Serrano.


Webmaster: Jesùs Burillo Albero | http://josemariaserrano-escritor.es/pag03-08.html