José María Serrano - escritor

Gargallo


Maravillosa luz



Por la mañana el lago era azulado,
azul era el color del propio cielo;
después llegó la tarde
y el agua se tiñó de violeta
bajo espumosas nubes escarlata.

Maravillosa luz
que caprichosa juega
a colmar mis sentidos
arrobando mi espíritu,
de admiraciones pleno.
No hay castigo peor que las tinieblas
que nos cubren el alma de veneno.

Si no fuera por esos resplandores,
que el destino coloca a nuestro paso
andaríamos a tientas por la vida
como barcos errantes solitarios.

José Mª. Serrano.


Webmaster: Jesùs Burillo Albero | http://josemariaserrano-escritor.es/pag03-19.html