José María Serrano - escritor

Gargallo


El fruto de la Navidad



Tenía que surgir una señal,
y surgió en forma de estrella fulgurante;
tenía que brillar con gran poder,
y brilló de manera deslumbrante.
Tenía que enterarse el mundo entero
de que aquello era un portento,
y la estrella, con rumbo definido,
se puso en movimiento.

Unos reyes de oriente,
que además eran sabios,
cargaron sus camellos con presentes.
Descansaban por el día,
caminaban por la noche
siguiendo a la estrella
por llanos y pendientes.

Al detenerse la luz
a las puertas de Belén
vieron al Niño Jesús
que acababa de nacer.
Con alegría le contemplaron,
con gran respeto le veneraron.
Unos reyes de la tierra
adorando al Rey Señor;
los cristianos compartimos
nuestra santa tradición.

¿ Cuál es tu deseo
para esta Navidad?
Si quieres renovarte
Jesús te ayudará.
Eleva tu oración
de amor y de paz,
gritando con fuerza:
¡FELIZ NAVIDAD!

José María Serrano
Navidad 2008


Webmaster: Jesùs Burillo Albero | http://josemariaserrano-escritor.es/pag03-32.html