José María Serrano - escritor

Gargallo


El enterrador ha muerto



Publicada en Cuadernos de Poesía nº. 3 con el título
DESDE EL ÁNGULO MÁS OSCURO
Editorial La Fragua del Trovador * Zaragoza


Reluce, calavera,
en señal de aflicción;
el enterrador ha muerto.
Enciende tu fanal de fuegos fatuos y toca a rebato.
Esta noche dejad los chismorreos e id a velar al ángulo
de la piedra azabachada,
aquella que nadie sabe
si es laja de lápida
o losa de panteón,
pero que, por respeto o temor, nadie osó remover.
Que vuestras compungidas osamentas
no derramen lágrimas
ni exhalen crujidos estridentes.
El tampoco lloraba nunca,
y si alguna vez lo hizo
nadie le vio llorar.
Pero te ruego, calavera,
que, como caudillo del tropel,
enciendas tu fanal de fuegos fatuos.

Honraba él a los muertos que enterraba
con el buen hacer de su oficio,
ahondando sin escuadra ni cordel,
manejando pico y pala,
hasta conseguir
la capacidad geométrica perfecta.
Y el tiempo lo medía sin reloj,
fumando Celtas,
repartidos en idénticos cronos,
cuyas tumefactas y baboseadas colillas
pisoteaba con maestría.

Amó a Petra en secreto,
y años después de su óbito
le sustrajo de la tumba un peroné, ya descarnado,
que guardó solemnemente
en una vieja funda de guitarra.
(El instrumento lo desguazó
sobre el testuz de un cacique matón
que otrora osó llamarle hideputa).

Pero, repito, el enterrador ha muerto.
Murió, a fuerza de ser hombre,
por acumulación de valentía;
murió desahuciado de soportar
durante tanto tiempo
el peso de sus uñas negras
rellenas de polvo de cadáveres;
murió por el asco que le daban
las ratas presumidas;
murió, digo, de solitud
e incuria forasteras.
¡Ay cuando encuentren el peroné de Petra
en la vieja funda de guitarra!
Y yo me pregunto, calavera:
¿Quién enterrará al enterrador mañana?

José María Serrano


Webmaster: Jesùs Burillo Albero | http://josemariaserrano-escritor.es/pag03-39.html