José María Serrano - escritor

Gargallo


Glosa a la

Palomica del Pastor de Andorra



Antiguamente se llamaba glosa a ciertos comentarios o anotaciones aclaratorias que se escribian entre líneas o al margen de los libros. Aunque se cree que como poema se practicó antes de los Siglos de Oro, fue durante este periodo cuando adquirió mayor relevancia. Consta de algunos versos iniciales que se van comentando a continuación en una serie de estrofas (coplas, décimas, quintillas.) en las que se hacen entrar, rimando por orden y uno cada vez, los versos iniciales. Existen diversas variaciones. En El caballero de Olmedo Lope de Vega, (1562-1635) escribe una de estas composiciones. Yo me he permitido glosar al Pastor de Andorra a partir de su famosa jota Palomica, palomica.




Palomica, palomica
no levantes tanto el vuelo,
porque te saldrás de España
y no sabrás volver luego

Tuvo que ser Aragón
la cuna de un elegido,
hombre de inmenso tesón
en Andorra bien nacido.
Un pastor de profesión
a la cual años dedica,
que tanto se sacrifica
sin llorar ni maldecir;
y eso ya es mucho decir.
palomica, palomica.

Teruel tu provincia amada,
recias tierras de sacano,
al llegar la madrugada
al monte sales ufano
a cadac nueva alborada,
haga calor, haya hielo,
con fortaleza y desvelo,
advirtiendo a la paloma
que sobre vuela la loma;
no levantes tanto el vuelo.

El silencio del lugar
es de pronto interrumpido;
José comienza a cantar
una jota que ha elegido
que a la tierra hace temblar.
Ha brotado de su entraña
y llega hasta tierra extraña.
El mundo te alabará
y en el orbe sonará
porque te saldrás de España.

Gloria al ilustre andorrano,
gloria a todos los pastores
que corren el campov sano
y gloria a los labradores
de corazón soberano.
José Iranzo, qué sosiego
entre el oloroso espliego.
Luego fuiste por el mundo
como jotero fecundo. ¡Tú supiste volver luego!

José Mª. Serrano



Siguiente

Webmaster: Jesùs Burillo Albero | http://josemariaserrano-escritor.es/pag03-52.html